Posteado por: La Pasera | junio 5, 2009

Mosaicos para el Jardin

Siempre he apreciado la presencia de mosaicos cualquiera que sea su entorno físico: en una entrada, en una pared como una placa, cuadro o marco de espejo, en una mesa, en un pasillo o terraza, etc.

En el jardín, tanto en estilos formales así como  en estilos naturalistas o menos formales (“cottage garden” como definiría un inglés), los mosaicos ofrecen un punto de enfoque, énfasis o interés.

Recuerdo haber visitado jardines con mosaicos en los pasillos y terrazas e incluso como parte de una fuente. El agua siempre faverece al mosaico ya que hace resaltar los colores y tonalidades de las piedras usadas. El agua siempre transforma faverablemente el aspecto de un mosaico. A veces tengo la costumbre de regar alguno de los mosaicos para apreciar su belleza al máximo.

Recientemente completé la serie de mosaicos que os muestro en este blog. En principio pensé ponerlos a la entrada de la caseta del jardín al lado del huerto biológico pero al final decidí que sería mejor incorporarlos en una pequeña terraza con vistas al pequeño estanque que está apunto de completarse. Al menos el estanque ya tiene agua y los animales comienzan a disfrutar del agua, a los gatos también les gusta mucho esta zona del jardín.

La fotografía muestra un estudio de tres mosaicos que pueden usarse como un conjunto o por separado, la discreta cenefa y margarita de cada esquina sirve para unificar los tres mosaicos a la vez que hace posible el poder usarse independientemente como si se tratase de una serie de baldosas en un pasillo. Los mosaicos laterales muestran un detalle central con una de las herramientas usadas en jardinería hecho de mármol y caliza y la planta está hecha con pizarra. La maceta del mosaico central está hecho con trozos de azulejo, para el tallo de la planta usé pizarra, el detalle de los pétalos de la flor lo logré usando piedras de mayor tamaño que contrasta con la posicionamiento horizontal de las piedras de relleno o fondo, los capullos son muy discretos y están representados por una piedra redondeada; el detalle de la mariposa está hecho por separado con trozos de cristal (como si fuese un mini-mosaico). La variación en la forma y tamaño de las piedras está homogeinizada por los tonos suaves de las piedras. Las dimensiones en centímetros de los mosaicos son: 60×60 con un grosor de 5 cm y en cuanto al peso deciros que es mucho mas cómodo cuando hay dos personas para moverlo al pesar unos 40-45 kg. Cuando mejor se aprecia la belleza de un mosaico es cuando éste está mojado, el agua siempre acentúa la belleza natural de las piedras. Espero os gusten tanto como a mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: